En el Pequeño Cottolengo de Cerrillos viven más de 330 personas con discapacidad intelectual en su mayoría severa y profunda que tienen desde 4 a 90 años. Cerca de un 30% de los residentes están postrados y dependen de otras personas. Esta sede funciona desde el año 1970, es la más grande en población a nivel nacional, y es atendida por 250 personas de distintas áreas.

El Pequeño Cottolengo de Rancagua se inauguró el año 1973 y viven 192 personas con discapacidad intelectual en su mayoría severa y profunda que tienen entre 5 y 70 años. El 40% de los residentes no tiene ningún apoyo de familiares y un 33% de los residentes están postrados.

El Pequeño Cottolengo de Quintero es la sede más pequeña, fue fundada el año 1984 y viven 30 personas entre 6 y 50 años. La totalidad de la población está en condición de discapacidad intelectual severa o profunda.